Pasar al contenido principal

Yo creo que nos conviene que haya tensión [...]. Yo voy a empezar, a partir de este fin de semana, a dramatizar un poco.
— José Luís Rodríguez Zapatero

Mañana, jornada de reflexión

Publicado en

Mañana es “jornada de reflexión”, no sé para qué. ¿Quién la necesita? (¡Ah! Ellos…)

Ha sido una campaña espeluznante aunque memorable por su trascendencia, ya que no por el nivel de los intérpretes y la calidad de sus guiones, inferiores a los del más infame de los “Realities”.

Ha habido de todo estos días, como sin duda habrá incidentes mañana, y sería tan aburrido y rutinario hacer leña de los numerosos árboles, arbustos y arbolitos caídos como separar los errores de las estupideces. En estos tiempos turbulentos, donde la capacidad y el criterio son imprescindibles, solo se ve la más destructiva mediocridad. Por no mencionar la corrupción…

Lo que no habrá es un solo voto libre, todos estarán sometidos a la persuasión del palo y la zanahoria aderezada con la más descarada manipulación. Todos los medios están implicados, aunque en distinta medida, en esta conspiración sin escrúpulos.

¿Y todo esto, para qué? Algunos ya saben los resultados por anticipado. Porque los han planeado. Los “maquillados” resultados de las encuestas les delatan. Si no “funcionan” movilizando la intención de voto en la dirección buscada, por lo menos le confieren visos de verosimilitud. Y si la obstinada realidad se empeña tercamente en llevarles la contraria, se aplicarán todos los medios necesarios para someterla. Nada nuevo.

Me aventuro a pronosticar los siguientes resultados:

  • La abstención estará en torno al 40%
  • PSOE, Podemos, IU y coaliciones podemitas obtendrán menos representación de la esperada.
  • PP y Ciudadanos obtendrás un poco más representación de la esperada.
  • Sorpresivamente, asomarán UPyD y VOX

Veremos qué pasa. Aunque nadie, vote lo que vote (aunque no vote), lo hará libremente.

Correo