Pasar al contenido principal

Mi idea de España es la de un país europeo y europeísta.
— José Luís Rodríguez Zapatero

Reasomando las narices

Publicado en

Llevo demasiado tiempo sin hablar y mi terapeuta me aconseja que me exprese, que exteriorice mis opiniones (por no mencionar las opiniones de “otros”). Así que reanudaré mi abandonada terapéutica.

Empecemos por el principio: no existe la propiedad intelectual. No puede poseerse la información. Es completamente absurdo. Sólo se pueden poseer objetos físicos concretos.

Existe un lobby que pretende el control de este falso derecho. Es tan corrupto que está liderado, no por los autores y creadores, generalmente explotados y poseídos como esclavos, sino por aquéllos que pretenden que nadie más que ellos controle la "reproducción" de la "propiedad" usurpada.

Este lobby también controla, por medios tortuosos y turbios, al "poder" político. La estrategia, sencilla pero eficaz dado su objetivo, es la de la poderosa combinación del palo y la zanahoria, bien conocida por ciertos solípedos.

El concepto de canon digital es un abuso de escándalo tramado sobre el falso concepto anterior. Quienes otrora clamaban que lo iban a suprimir pretenden ahora convertirlo, no ya en la tasa que era, sino en un impuesto que todos pagaremos hagamos o no uso de la "copia privada".

No contentos con esto, pretenden además limitar este concepto de “copia privada” erradicándolo del "universo virtual", pegándolo a los objetos físicos concretos que originalmente desprecia.

Así, absurdo sobre absurdo, alcanzamos la cumbre: visto que de poco sirve criminalizar el alojamiento del contenido, algo que cada día es más "nebuloso", se pretende criminalizar el enlace. La naturaleza de internet es el hipertexto, la combinación de contenidos multimedia con los enlaces. Los otrora críticos de solemnes ocurrentes  conspiran ahora para  controlar internet. Para que te rías de las primaveras bolivarianas de las civilizaciones aliadas.

Pero como ya es bien sabido, los necios no conocen sus límites y por eso consiguen superarse. Quieren ponerle una tasa a Google por hacer su trabajo, que es el de facilitarle a todo el mundo el acceso a la información. Quienes lo promueven son doblemente necios, y no diré nombres que no hace falta. Lo son porque pretenden cobrar por aquello por lo que deberían pagar, algo tan disparatado como inviable. No se puede ir contra la naturaleza de las cosas. La realizad no entiende de pleitos, ni los necesita. La realidad lo tiene muy sencillo, se impone. No tiene prisa. Ni vano orgullo.

Pero no nos envanezcamos, la necedad no es un patrimonio privativo. También en Europa cuecen habas. La normativa de las "cookies" es una soberana estupidez que acabará provocando lesiones cerebrales a los usuarios "urbi et orbi". Hasta las hienas del Kalahari están mentando a la parentela de los cretinos europeos que imponen la idea absurda de poblar toda entrada a sus páginas con una inútil, absurda, reiterativa y vomitiva advertencia.

Todo esto lo perpetran necios esnobs analfabetos digitales con una desmesurada avaricia, ansia de poder y necesidad de darse una importancia de la que adolecen.

Pero vivimos en democracia. ¿O no? ¡Vaya! Tal vez la democracia mejorase con este concepto que propongo ahora: el voto negativo. Así de simple, un voto que cancele un voto positivo. Muchos que no votan, votan en blanco, votan nulo o votan al purgatorio para no ir al infierno, serían muy felices por poder votar directamente en contra de su aborrecido leviatán. Pero me temo que esta es una idea lo bastante buena como para acabar en la basura.

Totalmente de acuerdo, es la

Totalmente de acuerdo, es la misma calaña que cobra por leer y releer el mismo ejemplar en una biblioteca...Si levantasen la cabeza los voluntariosos miembros de las Misiones Pedagógicas que pretendían que hasta la última cabra tuviese acceso a la información y la cultura...En realidad es lo mismo que si nos cobrasen cada vez que nos intercambiamos un libro de nuestras bibliotecas particulares, o en una tranquila tertulia nos transmitimos información o escuchamos atentamente tomando nota de lo que dice al sabio del lugar...País...Y mundo que nos ha tocado vivir..Puaf!
Correo