Pasar al contenido principal

ETA sólo tiene un destino: poner fin a su barbarie criminal definitivamente.
— José Luís Rodríguez Zapatero

Sociocibernética

Publicado en

La Regla de Aconfesionalidad puede conducir fácilmente a conclusiones precipitadas.

Declarar que la AVE, como colectivo, no sigue una confesión concreta, equivale a decir que no se considera que haya una doctrina religiosa, moral o política en situación privilegiada.

Esto no implica que se suponga que todas son iguales, sino que ninguna merece predominar sobre todas las demás.

Tal planteamiento provoca en algunas personas una especie de vértigo que depende de lo rigurosos que sean sus sistemas de creencias y valores. Estos sistemas de creencias, que pueden ser de naturaleza religiosa, ética o ideológica, coinciden en asumir una verdad ontológica y se diferencian en la forma de alcanzarla.

Para normalizar y regular la inherente complejidad de la interacción social se establecen protocolos que se justifican desde el poder mediante sistemas de creencias y que son aceptados más o menos deliberadamente porque proporcionan un marco de referencia estable al tiempo que sintonizan con ciertos mecanismos cognitivos y neurales como los utilizados para afirmar la propia identidad.

La Sociocibernética es una forma de entender la interacción social y un método de investigación que introduce conceptos como pensamiento sistémico, complejidad y observación de segundo orden, entre otros. Sus fuentes son multidisciplinares, ya que sigue las aportaciones de Wiener, von Bertalanffy, von Foerster, Maturana, Varela, Luhmann, Piaget...

Para documentar estos conceptos puede consultarse el artículo Sociocibernética: Marco sistémico y esquema conceptual.

La consecuencia es que los fundamentos de la AVE se encuentran en teorías científicas, no en sistemas de creencias, por eso es aconfesional.

Correo